Tanca Tanca

Glosario de Vivienda

Aquí encontrarás información sobre todos los temas relacionados con la vivienda de Barcelona

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Acto jurídico documentado

Documento de carácter jurídico sobre el que se aplica un impuesto.

Acuerdo de comunidad

Acta de la reunión de la comunidad de propietarios en la que se aprueba hacer obras.

Administrador de fincas

Persona encargada de administrar inmuebles, tanto comunidades de propietarios como fincas de un solo propietario en régimen de arrendamiento.

AEDE

Ayuda estatal directa al pago de la entrada de una vivienda.

Alquiler

Es el contrato en virtud del que una persona —arrendador, propietario, usufructuario— se obliga a dar a otra —arrendatario, inquilino— el uso y disfrute de una vivienda para un tiempo determinado y a cambio de un precio concreto, la renta.

Alquiler asequible

El precio del alquiler de estas viviendas es inferior al del mercado después de ser incluidos en operaciones de la bolsa de alquiler, actuaciones de rehabilitación protegida o promociones de vivienda con protección.

Amortización

Pago que se realiza para devolver un préstamo.

Amortización anticipada

Posibilidad de devolver el préstamo —total o parcialmente— antes del tiempo pactado. Hay que saber si la entidad de crédito reconoce esta posibilidad y en qué condiciones —si establece una cantidad mínima y el importe de las comisiones—. En general, se suele cobrar un porcentaje sobre la cantidad amortizada de forma anticipada, para compensar el quebranto financiero que implica la alteración del calendario de amortización pactado.

API

Agente de la propiedad inmobiliaria. Profesional titulado que hace de mediador para facilitar que las partes interesadas acaben suscribiendo el contrato inmobiliario que se le ha encargado, sea de arrendamiento, de compraventa u otros contratos afines. Suele cobrar un porcentaje sobre el precio de la venta como contraprestación o comisión.

Arbitraje de consumo

Medio por el que se pueden resolver de manera no judicial los conflictos entre dos partes. Sin embargo, se requiere que estas se sometan voluntariamente al arbitraje. Las resoluciones arbitrales tienen valor judicial.

Arbitrio municipal de plusvalía

Antigua denominación del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos.

Arras

Dinero que equivale a una parte del precio de la vivienda y que el futuro comprador da al vendedor como garantía de que lo comprará en un periodo de tiempo determinado. Si se agota el plazo, el comprador pierde las arras. Si el vendedor no respeta el periodo acordado y vende la vivienda a otra persona, debe pagar el doble a quien había entregado las arras. Si la operación se cierra, las arras se consideran un pago a cuenta.

Arrendador

Propietario, persona que alquila un piso.

Arrendamiento

Alquiler de una vivienda a la persona que firma el contrato de arrendamiento y a las personas que conviven con ella.

Arrendatario

Inquilino, persona que firma el contrato de arrendamiento y ocupa la vivienda alquilada. Persona que alquila un bien inmueble.

Asiento

Referido a la vivienda, cada una de las inscripciones que el registrador realiza en el Registro de la Propiedad en lo referente a la vida de una casa.

Autopromotor

Persona que construye su vivienda porque es propietaria de un solar de uso residencial. Debe cumplir algunos requisitos: contratar a un arquitecto que redacte el proyecto técnico y dirija la obra; solicitar una licencia de obras al Ayuntamiento; pagar los impuestos correspondientes; firmar un contrato de obras en el que se incluyan plazos, materiales y precios con un contratista; firmar, ante notario, la escritura de obra nueva al final de la construcción; y, finalmente, inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad.

Autorización

Documento en el que el propietario autoriza al arrendatario a hacer obras en el interior de la vivienda.

Aval

Garantía de una tercera persona que asegura el pago del préstamo en caso de que no lo haga el titular. Es una garantía personal, ligada a la relación personal del avalador con el titular del préstamo. Si es un alquiler, el propietario puede pedir el aval además de la fianza.

Cerrar glosario

Las oficinas de la vivienda solo atienden presencialmente con cita previa, por lo que puede consultar aquí el servicio “Vivienda te llama” para recibir la atención personalizada más adecuada. También, si necesita atención sobre derechos energéticos, pida cita previa con un punto de asesoramiento energético (PAE) haciendo clic aquí. Por otra parte, si vive en una vivienda pública del IMHAB, puede consultar las vías de contacto, gestión y tramitación aquí.

Las subidas del IPC en las rentas de los contratos de alquiler de vivienda

30/12/2021 - 12:12

Vivienda. En este artículo hablaremos de cómo se actualizan las rentas del contrato de alquiler a través del mecanismo de aplicación de la variación interanual del Índice de Precios al Consumo IPC

En este artículo hablaremos de cómo se actualizan las rentas del contrato de alquiler a través del mecanismo de aplicación de la variación interanual del Índice de Precios al Consumo IPC, que es el más utilizado por las personas arrendadoras a la hora de subir la renta del alquiler.

A las personas que llevan más de un año de alquiler, les puede llegar una notificación por parte de la persona arrendadora, comunicando una subida del precio del alquiler. A menudo eso puede crear desconcierto y dudas.

Según la Llei d’Arrendaments Urbans (LAU), en su artículo 18, la persona arrendadora puede, durante el contrato de arrendamiento, actualizar anualmente la renta pactada y ajustarla cada año al nivel de precios existente.

En el momento de firmar el contrato de alquiler, la persona arrendadora puede imponernos la llamada cláusula de actualización de rentas, que le permite actualizar la renta cada año, indicando también qué mecanismo se utilizará para subirla.

Se puede dar el caso de también que en contrato de arrendamiento no aparezca esta cláusula de actualización de rentas. En este caso la renta no se actualizará y pagaremos lo mismo hasta el fin del contrato.

Las subidas de IPC en el contrato de alquiler Aunque la ley fija que, si no lo prevé el contrato de alquiler, la renta no se actualizará, es habitual que en el contrato figure otro mecanismo de actualización de rentas, que consiste en aplicar la variación interanual de Índice de Precios al Consumo (IPC).

El Índice de Precios al Consumo (IPC) es un indicador que refleja la evolución de los productos y servicios básicos de consumo, publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de manera mensual. Éste mide la evolución mes a mes del coste de la vida. De tal manera que, es posible saber cuánto ha variado el IPC de un mes en concreto en diferentes años. Esta variación interanual se expresa en un tanto por ciento.

Mediante este sistema de actualización de rentas, la persona arrendadora podrá aplicar al alquiler el porcentaje de variación anual del IPC correspondiente al mes fijado en la cláusula de actualización del contrato de arrendamiento y así lo hará cada año hasta que el contrato llegue a su fin.

En este caso, el arrendador/a habrá de notificar a la persona inquilina por escrito cuál será la nueva renta a pagar, y justificar de qué forma la ha calculado.

Si recibimos este aviso de actualización de rentas, será importante:

  • Fijarnos en la cláusula de actualización de nuestro contrato para comprobar que el mes de referencia que se ha utilizado para calcular la subida de la renta es efectivamente el mes de referencia pactado en el contrato.
  • Comprobar que la actualización se ha calculado de manera correcta, a través de la herramienta que ofrece el web del INE.
  • Asegurarnos de que la actualización no excede el límite que establece la ley. Tendremos que comprobar que el porcentaje que se nos aplica a la renta, no es mayor que el porcentaje de variación porcentual del IPC, teniendo en cuenta el mes de IPC publicado en la fecha que se nos calcula la actualización de la renta. Si fuera así, la persona arrendadora tendría que rebajar la actualización de la renta hasta este límite.

Veamos-lo con un ejemplo:

Imaginamos que tenemos un contrato de arrendamiento que cada mes de agosto cumple un año de duración y en nuestra cláusula de actualización figura mayo como el mes de referencia para calcular la variación de IPC.

Recibimos una carta de la persona propietaria el mes de julio del 2022 notificándonos que a partir del mes de agosto del 2022 se nos aplicará una actualización de la renta, con el cálculo de la variación del IPC de mayo del 2021 a mayo del 2022.

Para verificar que la actualización es correcta, haremos la comprobación en el contrato para conocer si efectivamente es mayo el mes de referencia pactado, e iremos a la web del INE para comprobar que se nos ha aplicado el porcentaje de subida correctamente.

También habrá que comprobar que se tiene en cuenta el límite que establece la ley. Deberemos ver cuál es el mes de publicación del aviso de actualización, que en este caso resulta ser el mes de junio, y calcularemos la subida aplicando este mes como referencia. (junio 2021- junio 2022) Si la actualización de renta notificada por la persona propietaria (tomando como referencia el mes de mayo fijado en el contrato) resulta mayor que la calculada con respecto al mes de junio (el más publicado con fecha de actualización), esta excederá del máximo establecido en la ley, y la persona propietaria tendrá que limitar la actualización de la nuestra lava en la calculada con respecto al mes de junio.

¡Atención! Este límite sólo es válido para contratos firmados después del 6 de marzo de 2019. En contratas anteriores, la actualización de la renta no tiene limitación.

Si todavía tienes dudas sobre las subidas del IPC en el contrato de alquiler, o la actualización anual de la renta, puedes pedir una cita con la Asesoría de vivienda compartida, en cualquier Punto infoJOVE de la ciudad.

Comparte este contenido